México: Acceso al aborto legal es desigual en los estados

 

El aborto inseguro es la cuarta causa de muerte de mujeres jóvenes.

aborto-en-los-estados-de-mexico.png

En México existen condiciones desiguales para el acceso a procedimientos de aborto seguros y legales, que orillan a las mujeres a acceder a métodos inseguros que tienen repercusiones en la salud.

“Lo que representa en México la cuarta causa de muerte en mujeres jóvenes por abortos mal realizados” dijo en entrevista para El Economista la doctora Raffaela Schiavon, quien estudió Medicina en la Universidad de Padua, Italia, y se especializó en Ginecología y Obstetricia en la Universidad de Trieste.

“El riesgo de morir por parto es más grande que el riesgo de morir por un aborto bien hecho. Cuando se plantea un aborto a una menor de edad la gente cree que es peligroso, pero lo cierto es que un parto representa para la mujer un riesgo 10 veces más alto que un aborto”, explicó.

Organizaciones de la sociedad civil como Ipas México, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS) dieron a conocer este 8 de marzo la herramienta electrónica https://abortion-policies.srhr.org en la que se reúnen datos abiertos de las legislaciones de aborto en el mundo y que incluye a los 32 estados en México.

El análisis de estos datos arrojó incongruencias en las legislaciones en los estados, pues aunque en algunos se consideran causales para interrumpir embarazos la violación, riesgos a la salud o el incesto, en la práctica estas interrupciones no se llevan a cabo.

“En términos legales, federales y constitucionales México no está mal” declaró Raffaela Schiavon, “ya hay algunas leyes generales como son La Ley General de Víctimas, La Ley General Contra la Discriminación, Contra la Violencia hacia las Mujeres; pero la recomendación de un organismo internacional como es la OMS es que la operatividad y la reglamentación de abortos legales a nivel federal no están alineados con estas leyes y marcos”.

En México la práctica del aborto es común, pues de acuerdo a los sistemas oficiales de información de la Secretaría de Salud, hospitales federales, institutos nacionales, secretarías estatales de Salud, IMSS e ISSSTE, del año 2000 al 2016, se registraron poco más de 3 millones 413,000 atenciones por aborto entre mujeres de 15 a 44 años en los servicios públicos del sector salud (hospitales, salas de urgencias y centros de salud).

Esto representa un promedio de 200,000 atenciones anuales, y una tasa promedio de siete atenciones por aborto por cada 1,000 mujeres de 15 a 44 años en la población.

Aborto sí, según tu lugar de residencia

En entrevista con Fernanda Díaz de León, coordinadora de Abogacía en IPAS México, la experta señaló que en México existe desigualdad en el acceso a los derechos reproductivos de las mujeres según el estado en donde viven.

Pues de las ocho causales que recomienda la OMS para interrumpir un embarazo: económicas, deterioro fetal, violación, incesto, discapacidad intelectual, salud mental, salud y salud física, sólo la Ciudad de México se puede acceder a éstas para interrumpir el embarazo legalmente antes de las 12 semanas de gestación.

“El tema es que hay discriminación para las mujeres en virtud de su lugar de residencia. Ya que la legalización del aborto depende de la voluntad política y la intención de cada estado de la República”, declaró Díaz de León.

“El aborto es de competencia local; sin embargo, hay circunstancias que están contempladas en la ley para interrumpir legalmente los embarazos y que en la realidad no se están cumpliendo, a las mujeres no se les están dando estos servicios”, denunció.

“Los estados que más limitan las circunstancias a los cuales las mujeres pueden acceder a estos servicios son el estado de Querétaro y Guanajuato, en estos dos estados aún cuando las mujeres tengan un riesgo para su vida no se les permite interrumpir el embarazo y tendrían que morir antes que interrumpir el embarazo, lo que representa una violación clara a los derechos humanos de las mujeres, también de sus familias, incluso de sus otros hijos”, dijo la experta.

El presidente, ambiguo; nuevo león penaliza

El viernes 8 de marzo, en pleno Día Internacional de la Mujer, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo en su conferencia matutina, ante la cuestión de que si habría algún veto a intenciones del Senado de la República para cancelar la interrupción legal del embarazo: “yo creo que no debemos abrir esos debates, vamos a serenar al país, hay muchos temas importantes, pero vamos a priorizar”.

Sin embargo, el tema no deja de dividir opiniones, pues en el estado de Nuevo León, la recién aprobada reforma a la Constitución Política del estado y la incorporación de la “protección de la vida desde la concepción y hasta la muerte natural”. Es decir, que el aborto ahora es motivo de cárcel para las mujeres que recurran a esta práctica.

Cabe destacar que aunque esta modificación es una realidad, ésta no retira, ni modifica, la obligación del Estado de ofrecer atención a las mujeres que requieren un procedimiento de aborto por las causales consideradas en la entidad que son: violación, grave daño a la salud de las mujeres y peligro de muerte para la mujer.

“Es fundamental que las mujeres y los profesionales de la salud tengan la certeza de que no serán criminalizados por acceder a procedimientos de aborto seguro y legal o por proveerlos, pues esta reforma no afecta, de ninguna manera, las causales permitidas en Nuevo León”, explicó Fernanda Díaz de león, coordinadora de Políticas y Abogacía de Ipas en México.

Cuestionan la penalización en Nuevo León

Durante el simposio Mujeres de Acción e ideales: Las mexicanas en la historia, que convocó el Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones en México (INEHRM), la periodista y escritora Elia Martínez Rodarte en su participación en la mesa “Feminismo decimonónico y rebeldía”, habló sobre la violencia de género y el feminicidio, y se pronunció sobre la aprobación de la penalización del aborto en el estado de Nuevo León, el pasado 6 de marzo.

“Se criminalizó el aborto en todas sus manifestaciones. Esto quiere decir que si una mujer que está embarazada se cae de la escalera puede ser ingresada a la cárcel por aborto; que las mujeres que están haciendo fertilización in vitro y si no funciona, pueden estar incurriendo en aborto”, dijo y evocó lo paradójico de que unas semanas atrás se había dado “el paso hacia el ejercicio de uno de nuestros derechos constitucionales, de la aprobación del matrimonio igualitario en la ciudad de Monterrey.

“Es importante que estamos en un siglo en donde los derechos de las mujeres han avanzado, se han apuntalado. Sin embargo, esta reversión nos deja avanzando dos pasos y yendo uno hacia atrás”, advirtió.

Concluyó que foros como del que formó parte, convocado por el INEHRM, “fomentan a tener consciencia histórica que nos ayudan no sólo a reconocer a las mujeres que dieron esta ‘matria’, sino a tener una congruencia histórica que nos ayude a revertir este tipo de hechos que nos están atrasando no solamente el ejercicio de nuestros derechos sino en el empoderamiento femenino, que es necesario, tanto como la creación de nuevas masculinidades”.

En congruencia con ese último punto, llamó a la empatía entre géneros, lo suficiente como para ser aliados, e instó a los hombres “a desarrollar un ejercicio reflexivo de sus masculinidades, con la consciencia de que el apuntalamiento de nuestros derechos es necesario”. (Con información de Ricardo Quiroga)

https://www.eleconomista.com.mx/arteseideas/Acceso-al-aborto-legal-es-desigual-en-los-estados-20190310-0088.html